Desde 1979 CEAR trabaja en la mejora de las condiciones de vida y protección jurídica y social de las personas refugiadas  y migrantes. El objetivo general desde el Área de Formación y Empleo es que las personas con las que trabajamos tengan un empleo digno que les permita su integración en la sociedad de acogida.

En este sentido, CEAR desarrolla  una campaña de sensibilización con el fin de potenciar los aspectos positivos del acceso y permanencia al mercado de trabajo de las personas migrantes, previniendo su discriminación, dentro del marco del Programa Operativo de “lucha contra la discriminación” financiado por el Fondo Social Europeo y el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

logo_fondo_claro

Reconocer la discriminación

Es importante reconocer y comprender el grado en el que el racismo y la discriminación étnica afectan a la vida cotidiana y a contextos muy diversos como el empleo, la escuela, la vivienda, etc.

En la lucha contra la discriminación: "El empleo y la ocupación son elementos esenciales para garantizar la igualdad de oportunidades para todos y contribuyen decisivamente a la participación plena de los ciudadanos en la vida económica, cultural y social, así como a su desarrollo personal” (Directiva 2000/78, considerando 9).

Las directivas europeas sobre igualdad de trato y lucha contra la discriminación 2000/43 y 2000/78, han sido incorporadas al sistema legal Español mediante la Ley 62/2003, de 30 de diciembre de medidas fiscales, administrativas y del orden social. Dicha normativa modifica varios artículos de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, de la ley sobre el desplazamiento de trabajadores en el marco de una prestación de servicios transnacional; de la ley de Procedimiento Laboral, y de la ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social.

Igualdad de trato y discriminación

Según la normativa española vigente, ¿qué entendemos por?...

Principio de igualdad de trato

Es la ausencia de toda discriminación directa o indirecta por razón del origen racial o étnico, la religión o convicciones, la discapacidad, la edad o la orientación sexual de una persona.

 Discriminación directa

Se produce cuando una persona es tratada de manera menos favorable que otra en situación análoga por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual.

Discriminación indirecta

Se produce cuando una disposición legal o reglamentaria, una cláusula convencional o contractual, un pacto individual o una decisión unilateral, aparentemente neutros, puedan ocasionar una desventaja particular a una persona respecto de otras por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual, siempre que objetivamente no respondan a una finalidad legítima y que los medios para la consecución de esta finalidad no sean adecuados y necesarios.

Acoso

Es toda conducta no deseada relacionada con el origen racial o étnico, la religión o convicciones, la discapacidad, la edad o la orientación sexual de una persona, que tenga como objetivo o consecuencia atentar contra su dignidad y crear un entorno intimidatorio, humillante u ofensivo.

 

igualdad_trato1

Cursos formación ocupacional 2005

Las leyes prohíben la discriminación y el acoso en el ámbito del empleo

El Artículo 34 de la ley 62/2003 de 30 de diciembre tiene por objeto establecer medidas para que el principio de igualdad de trato y no discriminación sea real y efectivo en:

  • El acceso al empleo.
  • La afiliación y la participación en las organizaciones sindicales y empresariales.
  • Las condiciones de trabajo.
  • La promoción profesional.
  • La formación profesional ocupacional y continua.
  • En el acceso a la actividad por cuenta propia y al ejercicio profesional.

En la incorporación y participación en cualquier organización cuyos miembros desempeñen una profesión concreta. 

Los empresarios deben plantearse cómo prevenir situaciones de discriminación y tomar las medidas adecuadas para superar las que se pudieran haber producido.

La discriminación basada en el origen racial o étnico puede poner en peligro la consecución de objetivos que se han planteado a nivel europeo y en particular la consecución de un alto nivel de empleo y de protección social, la elevación del nivel y la calidad de vida, la cohesión económica y social y la solidaridad, y también puede hipotecar el objetivo de desarrollar la Unión Europea como un espacio de libertad, seguridad y justicia. (Considerando 9, Directiva Europea 43/2000).