Ante el Día Internacional para la eliminación de la discriminación racial, CEAR rechaza las políticas y prácticas discriminatorias y que violan los derechos de las personas migrantes y refugiadas.

henry

Madrid, 20 de Marzo. La crisis económica en la Unión Europea ha alimentado los movimientos de corte racista y xenófobo que han llegado incluso a alcanzar puestos de representación política en algunos Estados miembros. En nuestro país, el Relator Especial de Naciones Unidas sobre Racismo, Discriminación Racial y Xenofobia, Mutuma Ruteere, alertó en su última visita a España, durante el mes de enero de 2013, del retroceso en el respeto a los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas. Además instó al Gobierno a aplicar de manera efectiva la legislación vigente contra el racismo y poner fin a las medidas de austeridad que afecten de manera desproporcionada a los programas de integración.Con motivo del Día Internacional para la eliminación de la discriminación racial que se celebra mañana 21 de marzo, CEAR muestra su rechazo a todas aquellas políticas, acciones, conductas o actitudes que tengan por objeto la discriminación, restricción o exclusión de personas pertenecientes a otras razas y/o culturas.Las recientes muertes en Ceuta, producidas en el contexto de una férrea política de control migratorio en nuestras fronteras, han puesto de manifiesto la existencia de un discurso cada vez más hostil sobre la inmigración en España. La convivencia, la integración y la cohesión social se ven amenazadas por los estereotipos y prejuicios que esta clase de discurso genera en
nuestra sociedad. Estos prejuicios que conducen al racismo se agudizan cuando se crea miedo y temor a la llegada de personas procedentes de otros países. En los últimos días, hemos visto cómo las autoridades y diversos medios de comunicación han lanzado mensajes alarmistas sobre la llegada “masiva” de personas inmigrantes y refugiadas a las fronteras de Ceuta y Melilla.Desde CEAR, consideramos que estos mensajes solo sirven para generar una alarma infundada y para fomentar un clima favorable al racismo y la xenofobia. Las personas pertenecientes a un grupo étnico o racial determinado no deberían estar más expuestas que otras a ser sometidas a controles en la vía pública. Estos controles son en sí mismo actos de discriminación que estigmatizan a las personas, ya que las asocia a la delincuencia sin haber cometido delito alguno. En esta línea, el Defensor del Pueblo emitió sus recomendaciones dirigidas a la Dirección General de Policía en mayo de 2013. En ellas se insta a “acabar con los controles de identificación basados en perfiles étnicos y raciales” por considerar que son prácticas innecesarias, arbitrarias y abusivas.La penalización del fenómeno conocido como top manta prevista en la reforma del Código Penal criminaliza a personas vulnerables que luchan por sobrevivir, las expone a que se enfrenten a penas de cárcel y hace imposible que puedan acceder a una autorización de residencia impidiendo que regularicen su situación y su integración en nuestro país.

Asimismo, la aplicación del nuevo Reglamento que regula el funcionamiento de los CIE debe garantizar un acceso sin restricciones de las ONG que trabajan en apoyo a las personas migrantes a estos centros, a fin de velar por sus derechos. Igualmente, la asistencia sanitaria debiera tener carácter universal de manera que no se fomenten sesgos que generen
desigualdad entre la población.

Por todo ello, CEAR exige a las autoridades que las políticas dirigidas a luchar contra la discriminación racial se extiendan a todos los ámbitos. Las personas de origen extranjero, las personas refugiadas y solicitantes de asilo son hoy estigmatizadas y acusadas de ser una de las principales causas de la difícil situación económica y social del país. Sin embargo, son precisamente el colectivo más vulnerable y a quienes más está afectando la situación actual, viéndose privadas de los derechos más básicos.
En este día, CEAR hace un reconocimiento de las iniciativas que promueven la convivencia y la integración en el día a día y que dignifican a las personas sufren discriminación racial. Todos los seres humanos, mujeres y hombres, nacen libres e iguales en dignidad y derechos y no podemos permitir que la crisis sirva de excusa para generar fractura en nuestra convivencia.

 

Más información: www.cear.es

 

Publicado en Noticias.